- Publicidad -

Carolina del Norte- EFE- La Marina, la Guardia Costera, cuadrillas de civiles y voluntarios utilizaron helicópteros, barcos y vehículos todoterreno para rescatar a cientos de personas atrapadas por la arremetida de Florence en la franja costera, incluso mientras Carolina del Norte se prepara para la nueva fase de un desastre: catastróficas inundaciones generalizadas tierra adentro.

La cifra de muertes a causa del huracán debilitado a tormenta tropical aumentó a 11.

Un día después de tocar tierra con vientos de 145 kph (90 mph), Florence prácticamente se estacionó sobre tierra durante todo el día y liberó la lluvia. Con las crecidas de los ríos alcanzando niveles históricos, las autoridades han ordenado el desalojo de miles de personas por temor a que en los próximos días se registre la etapa más destructiva a causa de una inundación en la historia de Carolina del Norte.

La tormenta descargó más de 60 centímetros (dos pies) de agua en algunas localidades y los meteorólogos advirtieron que las lluvias torrenciales podrían aumentar a hasta un metro (tres pies y medio) y ocasionar fuertes inundaciones tierra adentro en los próximos días.

“No puedo exagerarlo: Aumentan las inundaciones y si uno no está al pendiente, arriesga su vida”, manifestó el gobernador Roy Cooper.

Hasta las 5:00 de la tarde del sábado, el vórtice de Florence se encontraba aproximadamente a 95 kilómetros (60 millas) al oeste de Myrtle Beach, Carolina del Sur, y avanzaba hacia el oeste a 4 kilómetros por hora (2 mph). Sus vientos máximos sostenidos se debilitaron a 75 km/h (45 mph), informó el Centro Nacional de Huracanes.

Doblegó edificios

Durante su arremetida inicial a lo largo de la costa, Florence doblegó edificios, inundó comunidades enteras y dejó sin electricidad a más de 900.000 hogares y comercios. Sin embargo, la tormenta parecía ser un desastre a dos tiempos, y la segunda fase retrasada fue detonada por agua de lluvia que se abre paso hacia ríos y riachuelos.

Las inundaciones súbitas podrían devastar comunidades y poner en riesgo presas, caminos y puentes.

El presidente Donald Trump emitió una declaración de desastre para Carolina del Norte y pondrá fondos federales a disposición de la gente en los condados de Beaufort, Brunswick, Carteret, Craven, New Hanover, Onslow, Pamlico y Pender, informó la Casa Blanca el sábado.

La ayuda del gobierno puede incluir subvenciones para viviendas temporales y reparaciones de hogares, préstamos de bajo costo para cubrir pérdidas de propiedades no aseguradas y otros programas para ayudar a las personas y a los propietarios de empresas a recuperarse de los efectos del huracán, ahora debilitado y convertido en tormenta tropical.

También habrá fondos disponibles para el estado, algunos gobiernos locales y algunos grupos privados sin fines de lucro sobre una base de costo compartido para el trabajo de emergencia realizado en esos condados. EFE

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here