- Publicidad -

Santo Domingo, RD.- La Sociedad Dominicana de Bibliófilos (SDB) puso en circulación el libro Obras Completas, que recoge en dos tomos la prolífera  producción literaria, de ficción y todo el pensamiento político-ideológico de su autor, Tomás Hernández Franco, publicados desde el 1921 hasta poco antes de su muerte en el 1952, destacándose a “Yelidá” como su verso más admirados.

El acto tuvo efecto en la Capilla de los Remedios, en la Ciudad Colonial, con las palabras del presidente del SDB, Dennis Simó y la presentación por el embajador del Reino de los Países Bajos, Guillermo Piña Contreras, quien recopiló y editó ambos tomos, por su larga experiencia como periodista, miembro de número de las academias Dominicana de la Lengua y Real Española, ex articulista de El Caribe, jefe de edición de Diario Libre y Rumbo, y pasado director del departamento de español de la Universidad Apec.

En la actividad participaron funcionarios del Ministerio de Cultura y de la Comisión Nacional de Efemérides, diplomáticos, directivos y miembros de los Bibliófilos, de las academias, escritores, intelectuales, periodistas, representantes de instituciones culturales y personalidades vinculadas al área literaria.

En los dos volúmenes de Obras Completas, el primero hace énfasis en la producción literaria y de ficción de su autor, Hernández Franco; y en el segundo tomo en sus ensayos, panfletos, discursos, conferencias y artículos, que en ambos casos sorprendió porque nunca dedicó ni uno de sus poemas ni textos de su obra narrativa al Rafael Leónidas Trujillo, a pesar de ser aliado a su régimen dictatorial.

El autor de Obras Completas, Tomás Hernández Franco, fue un poeta, cuentista, ensayista, orador, periodista y diplomático, que integró junto a los notables poetas Manuel del Cabral, Héctor Incháustegui Cabral y Pedro Mir, la generación de “Los Independientes del 40”.

En Obras Completas, Hernández Franco, se consolida como uno de los poetas fundamentales del siglo XX dominicano, al estructurar sus poemas, cargándolos con las misteriosas connotaciones de dos culturas opuestas, e ilustra el conflicto en que viven los pueblos de América en su fusión y entrecruzamiento de razas.

En el primer tomo de los dos que componen las Obras Completas se incluye la obra poética y narrativa de Tomás Hernández Franco, algunos de los estudios de escritores dominicanos y extranjeros que dan constancia de la amplia recepción que ha tenido en el medio literario el poema Yelidá, cuya fuerza, ocupó totalmente los otros poemarios de Hernández Franco.

El segundo tomo aborda el pensamiento de Hernández Franco en el marco teórico de su obra literaria que tuvo la influencia, antes de su salida de República Dominicana, del modernismo liderado por Rubén Darío y, al llegar a París con la finalidad de realizar estudios de derecho, recibió la influencia cultural de la Francia post Primera Guerra Mundial en la que surgieron el dadaísmo de Tristan Tzara y el surrealismo de André Breton.

Estos movimientos de manera implícita tendrían mucha influencia en la obra literaria del entonces joven escritor dominicano como se puede observar en los cuentos y crónicas de Capitulario (1921) y en los textos de El hombre que había perdido su eje (1923).

Estos libros pueden ser adquiridos en la sede la SDB, ubicada en la calle Las Damas número 106, en la Ciudad Colonial.

Agradecimientos:

El presidente de la Sociedad Dominicana de Bibliófilos, Dennis Simó, agradecimiento a Guillermo Piña Contreras por asumir la edición de esta obra como una colaboración con esa entidad; al arquitecto Rafael Tomás Hernández Ramos, hermano del autor de los títulos y escritos incluidos en estos dos volúmenes, por su gentil ayuda al ceder algunos artículos, y  a José Enrique García.

Simó también expresó gratitud para la edición de este libro a los intelectuales y académicos, poetas, novelistas, a sus descendientes e instituciones que poseen derechos de autor por permitirnos incluir sus ensayos sobre Hernández Franco y su obra literaria: Antonio Fernández Spencer Héctor Incháustegui Cabral Bruno Rosario Candelier.

Por último, agradeció a la Fundación Marcio Veloz Maggiolo para la Ciencia y la Cultura Jorge Nájar, José Alcántara Almánzar, Pedro René Contín Aybar, Ricardo Trigueros de León, Fundación Corripio, por ceder los derechos del texto de Manuel Rueda; a Máximo Lovatón Pittaluga, Domingo Caba, María del Carmen Prosdocimi de Rivera, Daisy Cocco De Filippis, Manuel Mora Serrano, Alberto Baeza Flores, Plinio ChahínDiógenes Céspedes y Andrés L. Mateo

Sobre la Sociedad Dominicana de Bibliófilos

La SDB fue creada en 1973 con carácter privado no lucrativa, con el objetivo de promover, preservar y divulgar la bibliografía y cultura dominicana. Actualmente es la institución cultural del país que más obras clásicas ha editado de la literatura criolla, incluso un gran porcentaje de ellas se había agotado.

Los Bibliófilos poseen en su sede la Biblioteca Enrique Apolinar Henríquez, la única del país y una de las principales de la región especializada exclusivamente en temas dominicanos y caribeños, con más de 15 mil volúmenes.

Desde 1978, la biblioteca ha sido una importante fuente de consulta de investigadores, periodistas, escritores y académicos nacionales y extranjeros, y siempre ha operado en el segundo piso de la SDB, en la calle Las Damas número 106, en la Ciudad Colonial.

Además de Dennis Simó, el consejo directivo de la Sociedad está integrado por Edwin Espinal, vicepresidente; Bernardo Vega, tesorero; Jaime Read, secretario; Sócrates Olivo Álvarez, comisario de cuentas y son vocales Frank Moya Pons, José Alfredo Rizek, Eugenio Pérez Montás, Eleanor Grimaldi Silié, Juan de la Rosa, Antonio Morel, Juan Tomás Tavares, Mariano Mella, María Filomena González, Raymundo González y José Chez Checo.

Son sus ex presidentes Enrique Apolinar Henríquez, Frank Moya Pons, Juan Tomás Tavares, Bernardo Vega, José Chez Checo, Juan Daniel Balcácer y Mariano Mella.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here