- Publicidad -

Floyd Mayweather volvió a ser noticia. Y no lo fue por un knock out espectacular en un combate por un título del mundo. Esta vez, el que quedó en ridículo por ser protagonista de una jugada en un partido benéfico de baloncesto fue el boxeador estadounidense.

En el marco del “50K Charity Challenge”, un encuentro que se organiza cada año en Los Ángeles, y que cuenta con la participación de reconocidas figuras del deporte, la música y el espectáculo del estado de California, Mayweather terminó en el suelo después de intentar defender un ataque de la estrella del básquetbol callejero Larry Williams, más conocido como “Bone Collector”.

En el Pabellón Pauley, estadio de la Universidad de California, el famoso jugador de streetball hizo delirar al público cuando comenzó a hacer movimientos con la pelota y, en un regate, dejó plantado en el suelo al boxeador que terminó invicto en las 50 peleas de su carrera profesional. Es más, una vez que dejó tirado sobre el parquet a Mayweather, Williams lanzó un tiro detrás de la línea de tres puntos y lo convirtió.

La acción provocó tanta sorpresa entre los presentes que hasta los propios jugadores del partido comenzaron a reírse y se sumaron a la locura que se generó en la cancha de UCLA.

Larry Williams, el hombre que humilló a uno de los grandes pugilistas de todos los tiempos, tiene 39 años y nació en Texas. Gracias a su habilidad para “romper los tobillos de los jugadores” por su destreza con el balón se ganó el sobrenombre de Coleccionista de huesos. Después de jugar en la universidad, este basquetbolista se recibió de jugador callejero en el Rucker Park, el playground más famoso de los Estados Unidos, ubicado en el barrio de Harlem, en Nueva York. Varias publicaciones reconocidas del deporte, entre ellas la revista Slam, lo eligió como uno de los 25 mejores jugadores de toda la historia del básquet callejero.

Mayweather, que hace unos días se fotografío junto a millones de dólares para celebrar el Día de la Independencia estadounidense, se ha transformado con el tiempo en uno de los grandes organizadores de este tipo de eventos benéficos. En la edición de este año el partido lo protagonizaron el Team Floyd, liderado por el ex boxeador, que se enfrentó al Team Gronk, capitaneado por Rob Gronkowski, el ex jugador de fútbol americano que ganó tres veces el Super Bowl con los New England Patriots, una de las franquicias más reconocidas de la NFL.

El partido, que se disputa con dos equipos de 10 jugadores cada uno, en cuatro períodos de 12 minutos cada uno, como en la NBA, tiene como fin recaudar 50 mil dólares para varias organizaciones benéficas. Además, la organización dona una cantidad sustancial de entradas para programas juveniles, hospitales, personal de servicio público, veteranos y otras organizaciones que persiguen la cura de enfermedades como el cáncer.


Infobae

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here